‘El Diablo a Todas Horas’ de Donald Ray Pollock

Al igual que otros libros que he reseñado, este también fue un regalo para mi hermano. Se lo compré cuando estaba en boca de todo el mundo y estaba agotado en todas partes. No os voy a engañar, cada vez que me iba de una librería sin él más ganas tenía de encontrarlo. Eso, sumado a las entusiastas críticas en internet hizo que perseverara en la búsqueda. Después de cuatro o cinco intentos lo vi en una de las librerías de mi querida La Central.

He leído este libro en julio porque me apetecía algo ameno para el verano, y también a poder ser que fuera sórdido y con mala baba. Aunque la sinopsis oficial no explica gran cosa y además es un poco críptica, sirve para enumerar los personajes que pueblan esta obra. Entre otros encontramos:

  • Willard, un veterano de la segunda guerra mundial con una fe desquiciada debido al cáncer que padece su mujer
  • Arvin, el hijo de este, obligado a participar en los sanguinarios rituales religiosos del padre
  • Carl y Sandy, dos asesinos en serie que torturan y matan en macabras sesiones fotográficas a los autoestopistas que recogen
  • Roy y Theodore, una pareja compuesta por un predicador de pacotilla y su compañero paralítico con un retorcido deseo sexual
  • Preston Teagardin, un cura despreciable, cruel y pederasta
  • Lee Bodecker, el sheriff corrupto de turno que arrastra problemas con la bebida

Como veis, Pollock crea una colección de personajes extremos que se entrecruzan a lo largo de la obra y que dan bastante juego. Casi todos ellos presentan una especie de fe deformada e histérica que los lleva a actuar de forma violenta aunque me ha sorprendido que la agresividad no surja de manera explosiva en todas las situaciones. Tanto Willard como Arvin muestran un carácter frío y calculador que al final resulta mucho más escalofriante que una reacción inmediata.

Con semejantes personajes es normal que la obra esté plagada de pasajes bastante impactantes y violentos que por lo general son disfrutables, para que engañarnos. Mis preferidos son aquellos que describen los ritos de Willard, que crea un altar en el bosque que baña en sangre; alrededor crucifijos de madera y animales colgados, muertos y putrefactos. Para mi, todo este inicio es la mejor parte del libro, lo que viene después no está al mismo nivel o al menos parece algo descafeinado.

Una de las cosas que me sorprende leer, una vez lo he terminado, es que mucha gente alaba al autor. Yo no he encontrado nada destacable en su prosa. No es que escriba mal, al contrario, pero no le he encontrado ningún estilo personal. A diferencia de Chuck Palahniuk, con quien se le podría comparar en un principio, Pollock ha escrito un libro que podría haber firmado cualquiera y no lo digo por desmerecer. Simplemente no destaca en ese sentido. Este libro es para aquellos que quieren historia, independientemente de la calidad literaria. Es algo que no debería sorprender pero que me parece que conviene remarcarlo, visto el fervor que desata la obra.

Tampoco la trama es todo lo apasionante que cabría esperar. Creo que el ritmo se ralentiza demasiado en algunos momentos en los que tendría que pisar el acelerador y muchas veces pasa por alto situaciones en las que me hubiera gustado que se recreara mucho más. Es algo predecible y siento que le falta chispa. El clímax tampoco es tal y cierra el libro de una manera un poco insípida. Prueba de ello es que dejé el libro aparcado una semana entera cuando apenas me quedaban 40 páginas. La emoción tampoco es su punto fuerte.

No es la primera vez que me pasa, tengo ante mí todos los ingredientes para me apasione y al final falla la cosa. Se supone que es muy macabro y truculento pero tampoco me ha parecido nada del otro mundo. En la mayoría de ocasiones incluso corta la narración antes de que se produzcan los hechos. Esto es especialmente flagrante en el caso de Carl y Sandy, donde esperaba algo un poco más pasado de rosca.

Habrá quien prefiera algo más sutil pero yo creo que si en la contraportada citan al Washington Post diciendo que es “violento, inquietante, perverso, desgarrador…” y a Le Monde advirtiendo que se abstengan almas sensibles, debería ser verdaderamente provocador. Será que después de leer El Fin de Alice de A.M Homes he subido el listón en cuanto a provocación se refiere.

3-stars

Motivo de la lectura

  • Leer algo ligero

Lo mejor

  • Arvin, el más sufridor pero también el más espabilado y sensato de todo el libro

Lo peor

  • Le falta chispa y es demasiado descafeinado para lo que promete
  • Carl y Sandy, los dos asesinos en serie están casi tan desaprovechados como el asesino de la autopista de Submundo
  • Está recibiendo tantísimas buenas críticas que creo que me quedo solo con la mía

donald ray pollock

Por cierto, Pollock sin duda es un escritor peculiar, dejó el instituto a los 17 y ha trabajado en una fábrica de papel 32 años. Si queréis conocer más sobre él podéis leer esta entrevista

Anuncios

3 comentarios

  1. Pues será que no te ha resultado para tanto por que estás curado de espanto. Menudos personajes, menudas joyitas. No viene mal, de vez en cuando, un libro de estos, aunque no llegue a perturbar mucho.

  2. Cierto, no viene nada mal, por eso lo leí.
    La verdad es que los personajes tan extremos son muy llamativos y es, para mí, lo mejor del libro. Aún así siento que estaban un poco desaprovechados en algunos casos (Carl y Sandy sobretodo). Además me parecía que todo era un poco predecible e insulso. Aún así, es una lectura muy recomendable para pasar un buen rato!
    Las extraordinarias críticas que ha cosechado me habían creado demasiadas expectativas, creo que de ahí viene mi relativa decepción con él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Français, Eh?

The journey of one bold Canuck to the land of cheese

Universos en blanco

Una pequeña historia puede contener un mundo.

A %d blogueros les gusta esto: