‘Submundo’ de Don DeLillo

RESEÑA

Después de darle muchas vueltas, aquí está mi reseña de Submundo. Por fin, porque me ha dado tanta pereza ponerme a escribirla como leer el libro.

Hace unos días, comenté las ganas que tenía de leer algo de Don DeLillo. Aunque la fama le precede, yo tan sólo conocía su obra por la adaptación que David Cronenberg hizo de Cosmopolis (2012). Después de ver la película pensé en leer el libro pero al final lo dejé correr, y hasta el mes pasado no volví a pensar en este autor.

Al ser una novela tan fragmentada y con tantos personajes, no sabría cómo explicar exactamente de qué trata. Tampoco serviría de mucho. En todo caso, conviene decir que gira en torno al (por lo visto) mítico partido de béisbol entre los Dodgers y los Giants en 1951. A lo largo de la obra los personajes se irán relacionando de alguna manera con este evento, y en particular con la pelota bateada que dio la victoria a los Giants de Nueva York.

LIB 2El libro empieza precisamente con la descripción de ese partido, centrándose en varios personajes que asisten al estadio: el chico Cotter Martin que se quedará con la pelota, J. Edgar o Frank Sinatra son algunos de ellos. Aunque no llegan a ser mortalmente tediosas, las casi 50 páginas que dedica al condenado partido empezaron a sacarme de mis putas casillas. Yo, que apenas tengo una vaga idea de lo que es un Home Run, solo podía desear que acabara de una vez el prólogo y empezase la verdadera obra. Cuando llegué por fin a la primera parte me di cuenta que la confusión y el tedio me iban a acompañar en cada página.

Mi problema con Submundo es que tengo la sensación de que constantemente me estaba echando fuera de la lectura y yo me esforzaba por entrar de nuevo. No sé cuantas veces iba conectando y desconectando a lo largo de una sola página. Estaba sumido en un mundo gris y tedioso cuando de pronto un pequeño detalle me reenganchaba y me animaba a seguir. También al contrario, algo que no me gustaba me echaba fuera y desconectaba un buen rato. A pesar de que con esa extraña inercia seguía leyendo, cada vez encontraba menos motivos para continuar. En cierto modo creo que tan sólo he leído media novela, la otra media me ha pasado por delante de los ojos sin que acabara de procesarla realmente. A veces volvía varias páginas atrás para comprobar ciertos detalles (que obviamente se me habían escapado) y observaba pasmado cómo podía releer la página entera como si fuera la primera vez, algo que no me ha pasado con ningún otro libro.

¿Esto quiere decir que es una obra difícil? No, y sí. Es un poco exigente, más que nada con la paciencia, pero no creo que cueste leerla si la vas disfrutando. Si, como yo, no te acabas de encontrar cómodo, vas a sufrir lo que no está escrito. Gran parte de la culpa la tiene un “desorden” de la línea temporal totalmente innecesario.

Por lo general disfruto con las obras que juegan con el tiempo siempre y cuando aporten cierto valor a la narración (soy de los que ama Memento), pero en Submundo no le encuentro el sentido y sólo sirve para hacer la obra aún más innecesariamente críptica. Empieza en 1992 y va hacía atrás, hasta los años 50. Si hubiera algún tipo de interés en encontrar algo en esos primeros años de los protagonistas entendería este recurso, pero sinceramente, llegas tan aburrido al final que te da igual cómo fueron. Es cierto que existe un paralelismo entre la obsesión del coleccionista Marvin de remontar atrás la historia de la pelota con la estructura del libro pero lo dicho, me parece un tanto innecesario. 

Uno de sus personajes más importantes de Submundo es Nick Shay, un hombre que tiene una empresa de gestión de residuos y que está obsesionado con el tema de los desechos. Pues bien, Nick, a quien en total le debe dedicar casi media obra, es INCREÍBLEMENTE aburrido. Dios, si hasta los detalles que podrían hacerlo destacar (un asesinato cuando era menor) se resuelven de la manera más insulsa posible. A él le leemos en primera persona y aún así no despierta sentimiento alguno, ni empatía ni odio. Nada más que tedio e indiferencia.INTERIOR Esto también es aplicable al resto de personajes como Marian, Jimmy, Klara Sax, Bronzini, Marvin… Tan solo me inspira cierta simpatía Matty, el hermano menor de Nick. Las partes en las que trabaja para un programa de desarrollo de armamento nuclear no me aburrieron tanto y por eso le salvo de la quema.

¿Es todo malo en el libro? Por supuesto que no, de otra manera no lo habría terminado. Los temas fundamentales de la obra son muy interesantes y se relacionan muy bien unos con otros: paranoia, obsesión y desechos.

Por encima de todo Submundo describe una sociedad desquiciada y obsesionada, especialmente con la guerra nuclear y la destrucción masiva. Es en esos momentos cuando más se disfruta el libro.

Algunos personajes muestran comportamientos paranoides con la simbología de los billetes o incluso plantean locas teorías sobre Groenlandia, el número 13 o la mancha de la cabeza de Gorbachov. Otros, al mismo tiempo, son un puñado de personas obsesivas, como los que anda tras la dichos bola de Bobby Thomson, el objeto recurrente que seguimos durante casi todas las épocas en que sucede la historia.

Finalmente, los desperdicios que produce masivamente la sociedad son también una de las principales obsesiones de Nick. Todos esos deshechos crean el submundo que da título a la obra, la realidad subversiva, corrompida y ruinosa que componen y de la que forman parte los personajes.

En resumen, es un libro denso, aséptico, frío. Si tuviera que relacionarlo con color sería el gris. Si fuera una sensación; lamer una barra de metal. Por primera vez, al acabar un libro, he disfrutado leyendo las críticas más destructivas en Goodreads. Me uno a los que no entienden la fama que tiene. En serio, fue finalista del National Book Awad y el Premio Pulitzer y, en 2006 quedó como la segunda mejor novela estadounidense de los últimos 25 años por el New York Times.

Y vosotros, ¿habéis leído a DeLillo? ¿Creéis que debería darle otra oportunidad?

stars2

Motivo de la lectura

  • Le tenía muchas ganas al autor

Lo mejor

  • La sociedad paranoica que describe y el Asesino de la Autopista (incomprensiblemente desaprovechado, por eso ni lo he mencionado)
  • Acabarla. En serio, es como quitarse un peso de encima

Lo peor

  • Insípido como nada que haya leído antes
  • Le sobran 600 páginas. Quizás si rondara las 300 cambiaría algo mi opinión
  • Aún intento averiguar el por qué de la línea temporal invertida y todo esos saltos en el tiempo, porque no aportan más que caos

 

Entrevista a Don DeLillo en El País

1307224801_850215_0000000000_sumario_normal

Anuncios

5 comentarios

  1. La verdad es que pese a la reseña, aún tengo ganas de leer el libro, sobretodo por probar con el autor, de quien tengo dos libros breves: uno de relatos, El ángel esmeralda, y una novela, Body Art. He leído comparaciones de esta novela con obras de Pynchon, y eso despierta aún más mi curiosidad. Lamento que no te haya gustado.

  2. Bea Mendes D.G. · · Responder

    No he leído nada del autor ni creo que esta sea una obra que vaya a leer. No me asustan los libros que exigen mucho, todo lo contrario. Sin embargo, la historia me tiene que gustar mucho. Si es un libro complicado, y encima cuesta meterse en la historia, ya lo doy por imposible. Además no controlo sobre el baseball. Supongo que para quien sepa algo del famoso partido, puede ser un libro muy interesante, sobre todo para los americanos.
    Por cierto, también disfruto con las reseñas negativas que leo, sobre libros que no me han gustado nada.

  3. […] Carl y Sandy, los dos asesinos en serie están casi tan desaprovechados como el asesino de la autopista de Submundo […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Français, Eh?

The journey of one bold Canuck to the land of cheese

Universos en blanco

Una pequeña historia puede contener un mundo.

A %d blogueros les gusta esto: